domingo, 9 de marzo de 2014

Él

Se me cortó el aire cuando lo vi
se asemejaba a un tronco de árbol de mas de cien años
las grietas en su rostro y las lágrimas que caían como resina
sus manos quebradizas como las ramas del otoño
Allí estaba, frente al mar, mirando al vacío
su boca se mimetizaba con el color de sus ojos
la espuma salada le tocaba apenas sus pies hendidos
De repente se puso un cigarro en la boca,  
dio la calada mas larga para llenar sus pulmones
de humo que largó al poco rato
Sus pasos se movían hacia adelante, hacia el horizonte
de a poco el árbol pareció convertirse en persona
y el color volvía a su realidad
solo quería volver 
quería estar ahí
nada le impedía llegar
nada se lo impidió
ni siquiera mi cobardía por detenerlo